domingo, 25 de enero de 2009

Cama adentro

Antes de que comenzara la película yo ya estaba apoltronada en el ángulo recto que forman la cama y el respaldo de la cama. En la mano derecha tenía el control remoto y en la izquierda medio kilo de helado.
Cuando la protagonista principal apareció en escena pensé:
"Esta es la típica señorona copetuda que no se resigna a perder su status socioeconómico". Y me devoré una cucharadota de helado que abracé con mis labios como si estuviera besando al amante más sensual y magnético del mundo.
Apenas entró el personaje secundario en escena pensé:
"Esta es la típica mucamita que no puede vivir sin la patrona que la maltrata; la clásica hija del rigor". Y me ahogué en un bocado de crema helada que derretí al instante con el calor y la humedad de mi boca.
Poco a poco se fueron presentando los personajes periféricos y lo hicieron como lo que eran; marginales. La hija de la señorona copetuda resultó ser una lesbiana infeliz que, incapaz de reconocer su verdad frente a su familia, decide huir al extranjero.
El novio de la mucamita, insulso pero compulsivamente infiel, era un parásito social que no lograba mantener un trabajo por más de un mes.
Así fue como pasé gran parte de la noche, regodeándome entre cucharadas de placer y miserias ajenas.
Hasta que de pronto el filo de mi cuchara fue a dar con lo áspero del telgopor. Desde el vacío blanco del pote sentí que una voz me hablaba, quise creer que era la voz de mi propia conciencia pero luego advertí que más se parecía a un susurro diabólico, a un murmullo constante que repetía:
"¿Y vos quién sos?”
Entonces alcé la vista y me vi en el espejo que está sobre la cómoda. Me encontré apoltronada, con el control remoto en la mano derecha, tenía bigotes de crema, los ojos enrojecidos y el cabello electrizado.
Era sábado a la noche y hacía un frío eterno.

20 comentarios:

Cinzia Ricciuti dijo...

Juzgar..juzgar y juzgar...a todo lo que nos rodea, a todos, pero sobretodo ser despiadados con nosotros mismos.
Sabes, Cuni?
Ojala y entendamos lo profundamente inutil que resulta.
Un abrazo
Cinzia

apatika dijo...

ay! Como me gusta la palabra "apoltronarse", sobre todo si es asi, en forma reflexiva...

Ana C. dijo...

Si el helado reemplaza al cigarrillo es la demostración de que todavía podés escribir lindo, aún con bigotes de crema. Y me quedan dos dudas.

¿Cuni toma helado aunque haga frío?

¿Qué película habrás visto?

Cunilandia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cunilandia dijo...

Cinzia: Eso mismo, está bueno mirarse a uno mismo antes de hablar :) Pero lo bueno de este relato es que me permitió convertirme en "mala", aunque sea (o por lo menos) en la ficción. Gracias por pasar.
Apatika: Amo a todos los apoltronamientos posibles; a los ociosos, a los reflexivos y a los amorosos ¡Hay que Apoltronarse más! :)
Ana: Gracias por el halago.
La verdad es que este es el primer relato que escribo sin fumar después de muchos años (¡Bravo, Cuni!). Pero debo confesar que he pecado con ese tema, fumé, pero lo hice a su estilo ;)
La película se llama "Cama adentro", es Argentina. Norma Aleandro hace de "señorona copetuda" y Norma Argentina de "mucamita hija del rigor". Es curioso porque Norma Argentina era una mucama de verdad que estudiaba teatro. Un día, los hijos de su patrona se enteraron del casting y prácticamente "la obligaron" a presentarse. Así fue como debutó haciendo casi casi "el papel de ella misma" (de todos modos mi relato distorsiona algunas cosas, pero le recomiendo la peli). Saludos.

Daniela dijo...

Déjeme ver: sábado a la noche, cama abrigada, cucharadotas de helado obscenamente deliciosas, una buena peli, miserias (ajenas)...
Usted es una persona que sabe darse los gustos, si me permite improvisar una respuesta al pote de helado vacío.

Anónimo dijo...

Cuando era mi alumna le decía que seducía con su forma de escribir, pasaron los años y lo sigue haciendo. Me alegro que haya vuelto a escribir, me alegra haberla encontrado.
Escribiente

Fodor Lobson dijo...

¿dónde está mi almohada premio?

Ary dijo...

Hay que preguntarse si lo que se ve en el espejo es en realidad quién sos.

lauruguacha dijo...

Leyéndote le acerté a la peli! A veces es mejor quedarse en casita, abrigadita, pasando el rato, que salir por la única razón que es sábado...

Mel dijo...

ya te iba a decir que si era un telenovela lo que veias? tú sabes, por el cliché de la patrona encopetada y maluca, la mucama que es rica de nacimiento pero no lo sabe y bla bla bla...

pues, te ha ido genial en este intento sin nicotina...

saludos!

Señor K. dijo...

Lo que le voy a decir a la protagonista del relato -con voz cavernosa y aterciopelada (!)-, puede parecer una pelo#udez, pero si uno se siente bien no es necesario -ni siquiera aconsejable- hacer nada para demostrar ninguna cosa a nadie.

Cunilandia dijo...

ANA C: Olvidé decirte que Cuni puede tomar helado en cualquier momento del año y del día. Pero eso no es todo, también es capaz de agregarle dulce de leche de verdad al helado (algo que seguramente debés extrañar, jaja, ¡qué mala!). Los dulces son mi debilidad.
DANI: Será por eso entonces que tanto me gusta el Pan con Manteca ;)
Iba a terminarlo en "miserias ajenas" pero no pude ser lo suficientemente mala y tuve que darle una vuelta de rosca. Gracias, por todo.
ESCRIBIENTE: Uf! Dios mío, parece que últimamente los planetas se han confabulado en mi contra ¡Piedad! ¡Qué mal habré hecho en mi vida, Dios mío! (jaja) ¿Sabe?, con respeto y buena onda le comento que no es el mejor momento para que reaparezca en mi vida. Vuelva en mi próxima vida, cuando sea control remoto o helado de crema. Gracias.
FODOR: La próxima vez que tenga que viajar, mire por debajo del asiento y se encontrará con mi carita inflada y si puedo le enviaré un sanguche de mortadela para que se entretenga en el viaje. Saludos ;)
URU: Sí, sí, eso mismo me decía mi mamá...creo que me esperan muchos sábados más así, en fin...
MEL: Usted siempre me dice cosas lindas...y me hace sentir muy bien, ¿no me deja que la ponga en mi mesa de luz? Gracias.
SEÑOR K.: La protagonista se ha desmayado, mi querido...¡¿Qué ha hecho?! ¡Dios mío!

Ulschmidt dijo...

No hay que mirarse al espejo. Hay que buscar mas helado - en el peor de los casos, irse a dormir

Cuni dijo...

Uli: me encanta porque usted me alienta a alimentar mi costado hedonista :) Me libera de culpas y cargos. Gracias

Lucy in the Sky dijo...

Cuni, no te sientas culpable. Es un mal necesario. Confieso que he estado ahí y más de un sábado opto por quedarme viendo tele en casa. No es pecado, no te preocupes. Es preferible eso a enfrentar un grupo de solteros y solteras desesperados en busca de levantarse a alguien en un boliche. Te lo aseguro. Un beso grande.

Cunilandia dijo...

Lucy: En principio gracias por tu apoyo, me hiciste recordar que hace mil años que no voy a bailar. Siempre fui de las que prefería tomar una cerveza o un vino y charlar. Otro beso grande.

Cunilandia dijo...

Ary! Recién ahora me apareció tu comentario! Esto es diabólico de verdad, empiezo a pensar que no era yo la que se reflejaba en el espejo ;)

Lis dijo...

quién sos vos?

una mujer preciosa (mi amiga!)

y bueno, debo decir que yo dado mi aspecto algunos días soy una nueva integrante de la familia Adams...

un abracito!

Cunilandia dijo...

Lis: se me derritió el helado, querida amiga en la distancia :)
Te imagino diciendo "Vos" y sonrío, jaja. Beso!